martes, 6 de agosto de 2019

Supervovencia de mamíferos mrinos


Los mamíferos marinos —como ballenas, delfines, marsopas, belugas, narvales, zifios, cachalotes, lobos marinos, morsas, focas, nutrias, osos polares, zorros árticos, manatíes, vacas marinas y algunos murciélagos pescadores— son y han sido amenazados por las actividades humanas, a tal grado que desde finales del siglo XVIII hemos provocado la extinción de cinco especies de mamíferos marinos, explicó el doctor Luis Medrano González de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
Estas especies son: la vaca marina de Steller que se extinguió en el siglo XVIII, el visón marino que desapareció a inicios del siglo XX, el lobo marino de Japón extinto desde la primera mitad del siglo XX, la foca monje del Caribe a mediados del siglo XX y el delfín del río Yangtsé a inicios del siglo XXI.
El investigador señaló que los mamíferos marinos han sido de relevancia histórica ya que han proporcionado a los humanos carne, grasa, aceites, huesos, piel y otros materiales. Para el caso de nuestro país, dijo, se ha documentado la interacción de estos animales con los humanos desde el Holoceno (aproximadamente hace 10 mil años), cuando la desertificación del noroeste de México obligó a los grupos humanos de la región a buscar sustento en el mar, en específico en el Golfo de California y la costa Pacífica de Baja California.
Después del siglo XVIII la cacería de mamíferos marinos dejó de ser para la subsistencia y su enfoque fue en el comercio; a partir de entonces muchas especies fueron sobrexplotadas y de manera sostenida quedaron en peligro de extinción, destacó el doctor en Ciencias por la UNAM.
“Y aunque la cacería comercial de mamíferos marinos se ha detenido gradualmente desde mediados del siglo XX, la diversificación de las actividades humanas en el mar ha creado otras amenazas, entre las cuales están la mortalidad en artes de pesca, la destrucción de hábitats y la contaminación de diversos tipos como ruido, basura, metales pesados, compuestos organoclorados y patógenos, y todas estas se suman al cambio climático, el cual es el mayor componente en el riesgo de extinción de especies polares como la ballena de Groenlandia”.


miércoles, 12 de junio de 2019

Estudiar en línea



Monterrey, ITESM / ciberpasquinero

En un presente donde la educación superior es cada vez más costosa y la deuda estudiantil sigue creciendo, ¿puede la educación en línea salir al rescate?
Aunque una credencial alternativa, como los MOOC, puede parecer una solución, hay muchos factores que se deben considerar antes de decidir que la educación en línea puede reemplazar el aprendizaje tradicional, entre ellos, el dinero que desembolsan tanto los estudiantes como la institución e incluso la calidad de la misma.
Un meta-análisis de la Universidad George Mason examinó más de 100 estudios sobre aprendizaje en línea para descubrir si está a la altura de su promesa.
De acuerdo a este análisis, las clases tradicionales son mejores para niños pequeños, adolescentes y adultos jóvenes que no se han unido a la fuerza laboral debido a que la asistencia regular a clases les permite interactuar con otras personas de su edad, ser más disciplinados, seguir un horario establecido y mejorar sus habilidades sociales.
Además, las clases presenciales desarrollan una mejor relación profesor-alumno, lo que permite al educador evaluar mejor sus fortalezas y debilidades, servir como mentor y ayudar a los alumnos a encontrar posibilidades de carrera.
A su vez, el estudiante tiene la oportunidad de expresar sus dudas y obtener respuestas de inmediato.


Flexibilidad en el proceso
Por otro lado, las clases en línea son más convenientes para las personas interesadas en el aprendizaje permanente porque su formato permite que los alumnos tengan más flexibilidad en el proceso de aprendizaje.
También permite al estudiante elegir entre una gama más amplia de opciones de diferentes carreras o intereses y acumular créditos o certificaciones en lugar de seguir un plan de estudios fijo.
Una desventaja de la educación en línea es que los estudiantes con menor preparación académica y de bajos ingresos suelen tener un desempeño inferior constante en este tipo de cursos y una menor tasa de éxito, señala el meta-análisis.
Estos resultados desalentadores hacen que la educación en línea se perciba como de menor calidad comparada con aquella que se lleva a cabo en un entorno tradicional y en la que se tiene interacción cara a cara.
Sin embargo, es esencial recordar que la tecnología se aprovecha mejor cuando complementa los títulos tradicionales en lugar de reemplazarlos.
Uno de los estigmas de la educación en línea y una de las principales razones por las que los empleadores, estudiantes e incluso los profesores tienen una percepción negativa hacia la educación online, es la falta de interacción entre el profesorado y el estudiante.
Es por eso que es crítico diseñar una mejor experiencia de aprendizaje con comunicación directa y significativa; esto mejorará la calidad de los cursos y desarrollará la satisfacción, el aprendizaje y los resultados de los alumnos.
Está claro que la educación en línea o digital puede ser beneficiosa para aquellas personas que no pueden encontrar el tiempo para inscribirse en una clase tradicional y por lo tanto buscan una opción flexible, asequible y accesible para continuar su formación.
Sin embargo, aún queda un largo camino por recorrer para alcanzar su potencial completo y sobre todo, eliminar el estigma y cambiar la perspectiva de la gente que suele creer que es una opción educativa de menor calidad.

viernes, 24 de mayo de 2019

Superávit comercial de US$1.370 millones en abril



Billetes de 500 pesos mexicanos se filtran a través de la imprenta en las instalaciones de impresión del Banco de México, en El Salto, estado de Jalisco, México, el 24 de enero de 2019 
 
Jalisco, México / ciberpasquinero

El comercio exterior de México se fortaleció en abril, con crecimientos tanto en exportaciones como importaciones, alcanzando un superávit de 1.370 millones de dólares en su balanza comercial, según cifras divulgadas este viernes por el instituto nacional de estadística, INEGI.
El saldo positivo se compara con el déficit de 290 millones de dólares que registró en el mismo mes del 2018, agregó el INEGI.
En abril, las exportaciones fueron por 39.447 millones de dólares, un alza del 6,1% con respecto al mismo mes del 2018, y estuvieron impulsadas por las ventas de bienes no petroleros.
Las exportaciones a Estados Unidos, que constituyen alrededor de 80% del total, crecieron 11,7% en abril.
Las importaciones sumaron en abril 38.077 millones de dólares, lo que supone un avance anual del 1,6%, con alzas en las compras de bienes de consumo y de uso intermedio, pero con una caída del 9,2% en las de bienes de capital, un indicador del desempeño de la industria y los negocios.
En los cuatro primeros meses del año, la balanza comercial presentó un déficit de 446 millones de dólares, agregó el INEGI.
Analistas privado que consulta mensualmente el banco central de México (Banxico) recortaron sus pronósticos de crecimiento para 2019 hasta 1,5% desde el 1,8% estimado en enero.
El propio Banxico y la secretaría de Hacienda mantienen previsiones de un rango entre 1,1% y 2,1% para la segunda economía de América Latina.
Pero el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha prometido que el PIB crecerá 2% este año y un promedio del 4% anual en los seis años de su mandato, que termina en 2024

--
Somos
Ciberpasquinero